El papa en su intento de mediar entre J. M. Santos y A. Uribe. Imagen de Semana

Sobre la polarización que nos ubica en extremos de blanco o negro, y que no excluye en su totalidad a la Iglesia Católica, escribió en la revista Semana el activista León Valencia, bajo el título de, La división de la Iglesia Católica.

Se inspiró Valencia en un Congreso Diocesano de Reconciliación realizado en La Ceja, Antioquia, que congregó a más de 300 personas entre sacerdotes, monjas y laicos de la región, durante el último mes de julio.

En ella se expresó preocupación por la división en el país y que no excluye a la Iglesia en relación con la visita del papa el próximo septiembre. “Es una tristeza: la división del país afectará la visita del papa Francisco“, escribe Valencia en la nota de Semana aludiendo a una afirmación de monseñor Fidel Cadavid, obispo de la Diócesis de Sonsón.

Hace León Valencia un recorrido por la historia y los momentos que en Colombia la Iglesia se ha tornado con marcada tendencia hacia uno u otro lado. Recuerda al llamado Cura Guerrilllero, Camilo Torres y la aparición de la Teología de la Liberación, tras la Conferencia

Episcopal realizada en Medellín, en 1968.

En tiempo más reciente, cómo la participación de distintas iglesias, en especial las no católicas, incidieron en el resultado final del plebiscito del 2 de octubre de 2016, dando como resultado el No, como ganador.

Concluye el columnista afirmando que Francisco no es ingenuo, debe saber que llega a un país dividido, a una Iglesia dividida, a un mar proceloso. Tendrá que tomar atenta nota de las declaraciones reiteradas de personas como José Galat. Por la boca de ese anciano arcaico y loco hablan altos dirigentes religiosos y políticos (…) que eluden el debate, porque teman que el arraigado catolicismo que anida en las clases populares del país se espante ante el desafío que le están plantando al jefe indiscutido de la Iglesia. 

Comentarios

comentarios