Fernando Locano, exsacerdote, dedicado a la docencia, opinó sobre la visita del Papa a Francisco. Foto: Helda Martínez

El liderazgo, el compromiso, su condición de latinoamericano y la calidad humana que caracterizan al Papa Francisco, aportarán sin duda en el camino de la paz que apenas se inicia en Colombia. Un camino que no será fácil; por el contrario, será largo y difícil, por lo que se requiere de la participación de todos, trascendiendo lo eclesiástico.

La  idea fue enunciada por el doctor Fernando Locano, un exjesuita vinculado también con la comunidad eudista que conoció años atrás en Pereira, manteniendo su vínculo en calidad de asesor en los programas y maestrías virtuales.

Director de la Escuela de Administración, Contaduría y Mercadeo de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Locano abandonó sus hábitos y conformó una familia. Pero se mantiene muy cerca de la Iglesia Católica y por ende, sigue las palabras del Papa, en quien reconoce no sólo a un líder religioso sino, sobre todo, social.

Recuerda que en esa condición, afirmó antes de programar su visita a Colombia, que estaría sujeta a la firma del Acuerdo de Paz. Y, si bien es cierto, la polarización no se acabará del todo con su presencia, si contribuirá en el camino.

Aportará sin duda, porque el Papa Francisco, quien vivió en su país la crisis de finales del siglo XX, se caracteriza por su apertura mental, por las denuncias hechas incluso a la iglesia que regenta, y que son concordantes con la Misión Jesuita que, recuerda Locano, les ha dejado varios problemas a lo largo de la historia.

El que hable en perfecto español, el que sea latinoamericano, y el que tenga una personalidad arrolladora, aportarán sin duda en el tránsito hacia la paz. Por tanto su visita es esperada a pesar de las voces en contra que puedan presentarse en torno a su llegada a Bogotá el próximo mes de septiembre.

El audio, a continuación:

 

 

Comentarios

comentarios